Degustación del tinto Rubinaia, Grande Amoroso, un rosso pugliese

 tinto Rubinaia, Grande Amoroso

Hay veces que sin buscarlo, te encuentras con uno vinos interesantes, a precios interesantes,.. Y cuya única explicación que le encontramos a este hecho, es un desconocimiento o un “miedo” a lo desconocido. Y esto fue lo que nos pasó en una gran superficie, con vinos internacionales. Este vino Rubinaia, Grande Amoroso Rosso. Un vino, que, sin ser excepcional, estaba muy bueno y lamentamos no haber comprado más.
 

Los vinos de la Puglia

Primero, queremos indicaros dónde se encuentra Puglia, o Apulia en español, una región del sur de Italia. Es el “tacón” de la bota. Una franja de tierra, con montañas relativamente bajas, que termina en la península salentina. Propiamente el “tacón”. Esto hace que sea una región eminentemente volcada al mar y muy mediterráneo.

tinto Rubinaia, Grande Amoroso

Siendo como es una región muy mediterránea, su tradición agrícola se basa en el cultivo de vid, olivo, cereal y remolacha, desde hace siglos. Así, en cuanto a las variedades de uva, se encuentra una tradicional, la negroamaro y otra, vieja conocida por los lectores de este sitio, la Sangiovese; que no es otra que la tempranillo hispánica, llevada a Italia por los Españoles durante nuestra relación común desde la baja edad media. Esta variedad, confiere a este vino, parte de sus cualidades más características.
 

Cantine Sgarzi Luigi

La bodega productora de este vino es la Cantine Sgarzi Luigi srl, un grupo bodeguero italiano con elaboración en numerosas regiones de Italia. Este vino no lo puedes encontrar en su catálogo de vino, pues es un vino seleccionado para ser etiquetado con la denominación de Rubinaia, Grande Amoroso Rosso para su exportación.

tinto Rubinaia, Grande Amoroso
 

Degustación del Rubinaia, Grande Amoroso Rosso

Variedad de uva: Ensamblado de las variedades Negroamaro y Sangiovese.
Denominación de Origen: Vino amparado por la I.G.T. Puglia sin crianza.

 tinto Rubinaia, Grande Amoroso
 

Características

Visualmente, lo primero que nos llamó la atención fue la botella. Es muy elegante y atractiva, lo que ya predispone a que vas a disfrutar de un buen vino. En la copa, el vino presenta un color rojo muy intenso rubí, de capa media y ribete morado. Es muy brillante.

Aromáticamente es una mezcla entre los frutos rojos frescos, aportados por la variedad sangiovese y un gran toque floral, aportado por la negroamaro. Tarda en abrirse un par de minutos, pero no es un problema. Resulta muy agradable.

En boca lo primero que te encuentras es ese toque astringente de la variedad, pero luego se superpone un toque más sedoso, que atribuimos a la variedad italiana. Además, tiene un ligero toque dulce, aunque no excesivo. El retrogusto es fresco, aunque con una salivación no muy prolongada en el tiempo.

tinto Rubinaia, Grande Amoroso
 

Nuestras impresiones

Nuevamente nos encontramos con vinos de orígenes diferentes a los habituales, lo que hace que mucha gente se resista a probar. Este vino, sin embargo, siendo distinto, tiene reminiscencias que pueden hacernos recordar a otros vinos conocidos sobradamente. Casi, diríamos que, junto a los vinos Chianti Classico es el vino ideal para empezar a conocer vinos italianos.

Valoración de 3 sobre 5 para este vino

En general, este vino nos encantó. Ajustado de precio y de calidad; lo encontramos ideal para varios maridajes, tanto de comida italiana, como de otro tipo. Una buena compra, y eso que lo compramos con cierto temor a equivocarnos.
 

Propuesta de maridaje

Este vino es un vino facilón, entendido como que no destaca en ningún punto específico, siendo muy equilibrado. Esto lo hace ideal para ser un gran vino para casi cualquier ocasión. Se nos ocurre que es ideal para abrirlo incluso antes de comer, chateando en el aperitivo, disfrutar de él durante toda la comida; y si aún queda algo en la botella, acompañando una sobremesa.

tinto Rubinaia, Grande Amoroso

En cuanto a los alimentos con los que mejor podría armonizarse, sin duda pasta, pizzas y cualquier otro plato de la gastronomía italiana, como un risotto con setas o unos gnocchi ai formaggi. Nosotros, en concreto, lo tomamos tanto con una pizza pepperoni casera, como con una frittata. En ambos casos, el maridaje de este Rubinaia, Grande Amoroso, fue excelente.

Y ahora que te hemos contado un poco cómo son estos vinos, ¿Te atreves a comprar vinos diferentes y empezar a disfrutar de otras elaboraciones? Y si ya te atreves con todo tipo de vino, ¿Cuál sería el vino que nos recomendarías buscar en el futuro? Cuéntanos tus experiencias catando vino italianos, o de otros orígenes, en un comentario.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.