Tortellini con salsa de queso y champiñones

preparar unos tortellini con salsa de queso y champiñones

Queremos contarte esta forma sabrosa de preparar pasta que nos preparamos recientemente. Teníamos ganas de darnos un capricho con algo especial. Así que se nos ocurrió preparar estos tortellini con salsa de queso y champiñones; una receta muy sencilla y rápida, pero que está buenísima.

Origen de la receta

A la vista de los ingredientes, no deja de ser una variación de la receta que ya preparamos, de gnocchi ai quattri formaggi, en la que además de los quesos, vamos a añadir champiñones y panceta troceada.

tortellini con salsa de queso, champiñones y frutos secos

Por tanto, aunque no tiene un origen definido, más allá de nuestra propia imaginación, como salsa de queso, podríamos asignarle un origen del noreste de Italia, en las regiones que hasta la primera guerra mundial pertenecieron al Imperio Austrohúngaro, aunque eran de población italiana. Nos referimos a las regiones de Friuli y Trentino-Alto Adige.

Ingredientes de tortellini con salsa de queso y champiñones

  • Un paquete de Tortellini frescos, o una pasta rellena que más os guste.
  • 100 gramos de champiñones frescos.
  • 1/2 cebolla picada.
  • 2 dientes de ajo.
  • 150 gramos de panceta en tiras.
  • Aceite de oliva virgen extra.
  • 300 ml de nata para cocinar.
  • Sal y pimienta negra molida.
  • Quesos variados, nosotros hemos usado un peccorino, gorgonzola, emmental y una mezcla de quesos rallados.

Ingredientes para preparar unos tortellini con salsa de queso y champiñones
 

Cómo elaborar una merluza en salsa verde

1.- Vamos limpiar y laminar los champiñones. Nosotros solo usamos 4 champiñones, porque eran de un tamaño gigante. También los podéis comprar ya laminados.

2.- Picamos finamente el ajo y la cebolla. Nosotros nos ayudamos de una picadora, de forma que es bastante rápido y limpio, y de paso no pican tanto los ojos.

Laminamos los champiñones, picamos la cebello y el ajo y cortamos la panceta

3.- Con aceite de oliva virgen extra caliente en una sartén honda, empezamos a pochar la cebolla con un poco de sal, es bueno que se fría bien, porque luego si no la textura pierde bastante. Tras esto, añadiremos los champiñones, que también necesitan su tiempo. Por último, la panceta cortada, que es más rápida.

Salteamos la cebolla y el ajo, luego los champiñones y por último la panceta

4.- Añadiremos la nata para cocinar. Si está muy espesa, podéis aligerarla un poco con leche, pero añadirla muy poco a poco, porque no suele necesitar mucho.

5.- Cuando empiece a hervir la nata, añadimos los quesos, Aquí cada cual pone el que más os guste. Cuidado con el queso Gorgonzola, puede ser muy fuerte y si no os gusta, os puede estropear la salsa.

Añadimos la nata y luego los quesos

6.- Ahora toca remover con una cuchara para conseguir una textura ligera, pero ligada. Si os pasáis de fluida, podéis corregir con más queso, por eso no conviene añadir en demasía; y por el contrario, para aligerar, se puede hacer con leche, o con el truco italiano por excelencia, caldo de cocer la pasta, como ya os contamos en la entrada sobre trucos para preparar pasta italiana. Podéis, si os gusta, dar un toque a pimienta negra.

7.- Cuando la salsa empiece a parecer que está lista, tendremos agua cociendo para la pasta. El truco con la pasta fresca es que está lista, cuando flota por sí misma. En ese momento es cuando hay que retirar con una espumadera. Evidentemente, si hacéis un caldo, le aportará algo de sabor, y el agua que añadís para aligerar la salsa, estará más sabroso.

El emplatado es sencillo, la pasta fresca en un plato hondo, pondremos un poco de salsa por encima. No os paséis, Podéis decorar con especias fresca, como perejil picado. Aportamos color y un fresco aroma.

Propuesta de maridaje

Para maridar esta rica forma de preparar pasta, y ya que estábamos de capricho, hemos recurrido a un vino espumoso semi-seco. Tal y como te contamos en nuestra publicación sobre vinos espumosos, estos poseen un azúcar añadido en la segunda fermentación en el método tradicional de entre 32 y 50 gramos de azúcares por litro.

En este caso, el Semi-seco de Bodega Vía de la Plata está en la parte alta de la escala, por lo que aunque no es un dulce, y sigue siendo un cava muy versátil, no es el perfecto para esta ocasión. No obstante, como cava estaba buenísimo.

Presentamos los Tortellini con salsa de queso y champiñones

Otras opciones buenas, serían cualquier vino tinto con algo de crianza. Hablando de vinos italianos, el que mejor iría sería un Amarone della Valpolicella Classico; entre los vinos españoles, nos decantaríamos por un tinto de la variedad mencía de El Bierzo; como el Crianza de Bodegas Losadas.

Y ya veis, que de vez en cuando hay que saltarse dietas y darse un capricho, estos Tortellini con salsa de queso y champiñones son una comida sabrosa, que además entra por los ojos y un vino chispeante que te dan ganas de seguir bebiendo un poco más.

Y para vosotros, ¿Cuál ha sido vuestro último pecadito gastronómico que os habéis dado? Compartid con todos vuestros platos secretos, seguro que nos sirven de inspiración.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.