Vino blanco Riesling de Moselgarten

 Vino blanco Riesling

Recientemente visitamos un restaurante temático ambientado en la región alemana de Baviera. Evidentemente, la carta de cervezas alemanas era muy amplía, con gran variedad de estilos, cereales y lúpulos; pero, también tenían una pequeña sección de vinos alemanes, y aunque cuesta decir no a una buena Weissbier, la tentación de disfrutar con un vino alemán, aunque no fuera de los mejores nos pudo. Así, compartimos nuestras impresiones después de tomar un Vino blanco Riesling clásico de Moselgarten, una región de la cuenca alemana del río Rhin.
 

Los vinos del Rhin

Los vinos alemanes han gozado de un gran prestigio desde hace siglos, especialmente aquellos elaborados en la amplia cuenca del río Rhin. Y aunque producen gran variedad de tipos de uva, la variedad Riesling es posiblemente una de las más conocidas y la más característica de Alemania.

Vino blanco Riesling

Los vinos producidos con esta variedad de uva en general son, fáciles de beber y agradables al paladar de los amantes de los vinos blancos. Esta uva, posee una gran estructura y una gran capacidad de integrar los toques diferenciales del terreno. Esto se traduce en una no necesidad de crianza en barrica para hacer vinos de guarda y en que tanto sus aromas primarios, muy florales, tenga que competir con los aromas secundarios aportados por el terroir.

Así, las evoluciones en el tiempo de un vino Riesling en botella sean generalmente de mejoría, con vidas óptimas de 7 u 8 años, aunque puede alargarse en algunos casos; esto es un concepto muy distinto al que tenemos con nuestros vinos blancos de consumo en el año.

Las diferentes zonas vitivinícolas del Rhin

Aunque todas tienen la variedad Riesling por bandera, hay 9 demarcaciones de origen, de las 13 existentes en Alemania, dentro de la cuenca alemana del Río Rhin. Estas demarcaciones equivalentes a nuestras Denominaciones de Origen.

Vino blanco Riesling

 

Comentario de la degustación del vino blanco Riesling clásico de Moselgarten

Origen: Vino procedente de Moselgarten, en la demarcación de calidad Mosel-Saar-Ruwer.
Variedad de uva: monovarietal de uva blanca Riesling.

Vino blanco Riesling clásico
 

Características

Este vino riesling clásico presenta un color amarillo muy dorado, con una ligera y no excesiva, pero existente burbuja. Está bastante filtrado, lo que lo hace muy transparente.

Aromáticamente es muy fresco, con un muy agradable toque floral, aunque también se le intuye un toque mineral aportado por el terreno.

En boca es muy fresco y con un toque ligerísimamente dulce. Equilibrado. Finalmente deja un postgusto no muy alargado, pero con un bouquet, que hace salivar y hacer agradable el siguiente trago.

Vino blanco Riesling
 

Nuestras impresiones

Estamos frente a un vino muy distinto a los vinos blancos más mediterráneos a los que estamos habituados. Es un vino que se ha fermentado de una forma lenta, a baja temperatura, por lo que puede quedar algo de azúcar sin transformar en alcohol, y con una ligera aguja. Pese a no ser un vino con crianza, sigue evolucionando positivamente en botella, aunque a costa de oxidarse ligeramente, lo que colorea de un toque más dorado.

Valoración de 3 sobre 5 para este vino

En concreto, y no siendo este vino, uno de los mejores vinos de la variedad Riesling, se ajusta al estereotipo de vinos alemanes de la variedad Riesling. Interesante equilibrio, con una marcada acidez y dulzura.
 

Propuesta de maridaje

Como hemos venido diciendo, este vino está muy equilibrado, incluso sin que sea uno de los mejores de su tipo, por lo que tenemos enfrente un vino muy versátil para maridar, más allá de los clásicos pescado y marisco, que también, aunque igual no es donde mejor funcionen. Este vino lo tomaríamos con unas carnes blancas, embutidos semicurados y carnes de fuerte sabor de ave de corral.

Vino blanco Riesling clasico

La vez que lo tomamos, disfrutamos de unas raciones de picoteo típicas de la cocina alemana. Unas salchichas de cerdo alemanas de diversos orígenes, como ya os contamos que existen, aliñadas con diversas salsas, col y patatas fritas y cocidas. Una buena combinación, aunque otros compañeros también lo acompañaron con cerveza, e igualmente estaba todo muy bueno.
 
 
Y ya veis, que, aunque en España elaboramos grandísimos buenos vinos, no somos los únicos que saben hacerlos. ¿Y tú?, ¿Conocías los vinos del Rhin? ¿Ya habías probado elaboraciones de esta variedad de uva Riesling? Déjanos un comentario que otros vinos alemanes deberíamos tratar de probar en nuestra próxima visita a un restaurante alemán.
 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.