Wok de verduras y pollo

Wok de verduras y pollo

Queremos contaros esta nueva experiencia cocinando con un wok. En esta ocasión, aprovechamos unas verduras que teníamos cocidas y junto a otras, preparamos un sabroso wok de verduras, con champìñones y pollo. Una forma bastante saludable de comer, puesto que apenas lleva aceite y son solo verduras y pollo adobado con especias.

Como bien sabréis, no es la primera vez que preparamos un wok, pero en aquella ocasión, lo hicimos con unos noodles. La verdad es que esta sartén tipo wok es muy práctica, ya que reparte muy bien el calor y fríe los alimentos sin destrozarlos.

Origen de la receta

Esta receta no tiene un origen, más allá de los típicos wok que podemos tomar en muchos restaurantes orientales tipo buffet, que ofrecen alimentos a la plancha recién hechos o bien wok. Nos hemos ido fijando, y antes de freír en la sartén, cuecen los ingredientes, de forma que con una rápida fritura, queden listos para comer.

Wok de verduras y champiñones

Basándonos en lo que hemos visto, hemos versionado, cociendo al vapor, por no sobrehidratar las verduras.

Ingredientes de nuestro wok de verduras, champiñones y pollo

  • Media pechuga de pollo fileteada y adobada.
  • Champiñones portobello, que podéis laminar si os apetecen.
  • 1 cebolla morada laminada.
  • 1 diente de ajo.
  • 1 pimiento verde.
  • Judías verdes, que teníamos cocidas previamente con tiras de zanahorias.
  • Brotes de soja.
  • Tomates cherryes.
  • Aceite de oliva virgen extra.
  • Salsa de soja.
  • Especias al gusto; podéis darle un toque picante si os apetece.
  •  

 
Ingredientes del Wok de verduras y pollo
 

Cómo preparar este wok de verduras, champiñones y pollo

Indicaros que esta combinación de verduras no es fija, al igual que un restaurante con wok, la selección de ingredientes la podéis hacer a vuestro gusto. Más importante es que veáis la técnica para hacer en casa.

1.- Lo primero es poner una olla para cocer al vapor. Si no disponéis de una, podéis cocer las verduras un poco para que lleguen ligeramente cocinadas a la sartén wok. Como tarda un poco en ponerse a cocer el agua, vamos ganando tiempo. Además podéis añadir algunas especias, algún trozo de verdura para que sea más un caldo, que agua.

2.- Laminamos las verduras que vamos a usar y las vamos añadiendo a la cazuela de cocción al vapor. En caso de no disponer de una, coceríais estas verduras como unos 5-10 minutos a fuego fuerte.

Cocemos las verduras al vapor

3.- Mientras se cuecen las verduras, aprovechamos para ir friendo la pechuga de pollo. Aunque en los wok también cuecen trozos de carne, a nosotros nos va más ligeramente salteada.

Salteamos los trozos de pechuga de pollo

4.- Después de dar esa cocción rápida a las verduras, ya las podemos añadir a la sartén, donde se encuentra ya la carne de pechuga de pollo. También salteamos las judías que teníamos ya cocidas previamente.

mezclamos las verduras cocidas en el wok

5.- Freímos todo a fuego medio alto, pero poco tiempo, mientras removemos con una pala, o como hacemos nosotros, con un cucharón que no ralla la sartén.

6.- Tan solo nos falta, aderezar el conjunto. Para ello, podéis usar la salsa y las especias que más os agraden. La salsa de soja es ligeramente salada, pero no es picante; lo ideal es poner un poco. También en el mercado podéis encontrar salsas más picantes, como la salsa de ostras, la thailandesa,.. Esto va al gusto. Con especias, también podéis matizar el toque vuestro personal.

Meclamos bien los ingredientes cocinados con la salsa

Y tras saltear todo el conjunto, podéis añadir algunos brotes de soja, perejil picado (o cilantro) y servir. Nosotros este tipo de comida lo solemos hacer en cuencos cerámicos, y lo comemos con palillos. Pero esto no deja de ser, al gusto.

Propuesta de maridaje

Este tipo de platos son maridados fácilmente con cervezas fresquitas, porque su toque pasterizado, aplaca un ácido o el picante del plato. Aunque como esto depende del toque personal, tampoco nos lanzamos a dogmatizar una armonía ideal. Depende de cada plato, de cómo se halla dado el toque último; y por supuesto, del paladar de cada comensal.

wok de verduras casero

Ahora bien, a nosotros que nos gusta ligeramente picante. Nos gusta “sufrir” un poco, los hacemos alegres, a veces nos pasamos. En esos casos una bebida refrescante, a falta de comer con pan es la solución. Como en este caso, que disfrutamos de un vino blanco joven, aunque muy posiblemente, no era el ideal.

Y ya veis, solo os queda disfrutar de la experiencia de cocinar con una sartén wok en casa. Es mucho más divertido, o al menos a nosotros así nos lo parece.

¿Y vosotros? ¿Os gusta preparar platos al estilo del Wok? ¿O sois más de que os los den hechos en los restaurantes orientales? Contadnos cómo usáis vosotros la sartén wok,.. o qué Woks buenos sugerís para picotear alguna vez.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.